Facebook Twitter Google +1     Admin

Morfeus

por gatamutante el 25/08/2012 10:31, en MINICUENTOS con y sin Imagen

20120825102328-12865759-5d0e-625x1000.jpg

Hablo con mi montura mientras vamos al encuentro de Morfeus. Le cuento las ideas que encuentro; la conjunción planetaria, el sol activo, el campo electromagnético de la tierra, el calendario maya...

Me escucha mientras da pasos silenciosos y extraños vadeando las aguas primigenias. Queda esperanza en mi interior cuando expreso la mejor: un cambio en nuestro interior, algo maravilloso. Se necesitan muchos para hacerlo, le digo, recordando palabras en papiros arañados.

Cuando estoy sobre él, sentimos todo el planeta viviente y se marcan sus huellas ignotas. Mis labios callan y una lágrima escapa de sus ojos compasivos. Hay una leyenda narrando que este mundo es el purgatorio de unos seres que se alzaron y cayeron. Hay tantas historias como tribus perecieron.

Carraspeo y continúo con un nudo en la voz:

- es el miedo el causante de esto, y es nuestro-. Alzo la vista sobre nosotros y nos cubre el más puro terror aposentado, veo el pensamiento negro que aplasta mi luz pequeña. Temblando, me aferro al sudor que derramo.

Inconmovible, mi montura hace caso omiso a la gran nube y continúa decidido en su candencia sin lugar.

Aspiro libertad de su testuz y exhalo:

-No existe la casualidad y lo sabemos. Lo oculto se está mostrando, se derrumban los pilares. El recurso del miedo ahogará todo intento de renovación y cambio.

-Es tarde ya, es tarde.

Nunca había respondido así. Es que nunca lo había hecho.

Envarada sobre el mastodonte sin edad, ahora era el turno de su grandeza y le muestra las heridas del mundo en todo lo vivo. Sacudiendo sus orejas la obliga a olfatear todos los venenos de la tierra, oler todas las guerras y violencias.

La dirigió a admirar al tapiz del sinsentido, el derroche y el dolor , y al fin, divisó una pequeña laguna de paz ficticia, encarnada de rezos y respiraciones controladas, de ciegos felices en la barca, de locos ateridos de realidad programada.

No hubiera podido soportarlo mucho tiempo, cuando el paso cambió y Morfeus la recogió con una red de sueños.

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





¿Buscas algo?

Utiliza este buscador:

Si no encuentras lo que buscas escrbenos un comentario.

Secciones

Todas las secciones del blog