Facebook Twitter Google +1     Admin

La Torre / 11 /

por gatamutante el 12/02/2013 19:36, en La Torre

20120228201155-727149-68a7-1024x2000.jpg

Capitulo 23


Y llegaron tan cerca que distinguían las figuras solitarias de dos seres altos. Uno se elevaba mientras el segundo no desviaba su atención de ellos.

Vistos así, Humana y Bestia parecían dos andrajosas criaturas viajeras, cansadas y hambrientas esperando llegar para pedir asilo y descanso, como en los cuentos perdidos.

No se engañaba ninguno, esto era la presentación de los bailarines en la fiesta, previo al deleite de la orquesta. 

Al llegar a la explanada quedaron bajo la sombra de la Torre. Humana se estremeció involuntariamente y se puso repentinamente en tensión. Esta vez su acompañante se separó de su lado. Lo que esperaba no se encontraba en el exterior.

-Deberíais presentaros , ya que tenéis tantas ganas de encontrarnos , antiguos- Ella vocalizaba con su voz, pero el lenguaje y la entonación junto a ese gesto con la cabeza revelaron todo allí mismo.

Su misma apariencia parecía de obsidiana. Asthar la miraba incrédulo, era imposible que estuviera ni siquiera en una mínima porción dentro de ese organismo controlado, ¿ tan bajo había caído Uhlial , si acaso era el?

-No se como llamaros ,viajeros. Parecéis algo que fue y pasó, que encontró su destino de su puño...-

-Anciano es suficiente! no te llevará a nada esto, es algo ya desterrado de nosotros- Guardián deseaba acallar esa voz suave que estaba adornada de túmulos y laberintos. Deseaba comprobar si su hoja cercenaría ese cuerpo que se oscurecía por momentos.

-Veo disensión, compañeros? Si, como aquella vez maldita, verdad? Tus cabellos encanecieron , loco vidente. Y tu no has dejado de ser tan impulsivo una vez te decides a actuar ... Pero dime: Donde esta Darin?-

-Darin? -

-Darin. He venido a verle a él. Tiene algo que me pertenece-

-Nada te pertenece, perro!- Guardián atacó con tal rapidez que ella fue incapaz de verle siquiera y cuando la cimitarra rasgó su nueva piel y entró la piedra desató el caos.

 

No sabía si era sangre aquello que bajaba desde su cuello cubriendo a los Tres cuando en un gesto llevó su mano a la herida. Aquello no se detenía y sentía dedos húmedos cuando se deslizaba por su vientre lentamente. 

-Danos los Tres y te ayudaremos, podemos revertir esto. Uhlial!-

-Asthar, Asthar... el gran insensible al recipiente humano, verdad? - el desprecio casi la mareaba .


Bestia se había acercado tras el ataque de Guardián y no permitía más intervenciones. Humana veía su figura oscilante delante de ella y actuó sin demora . Lubricados así, rápidamente se quitó los Tres formando una única joya , enlazándolas entre ellas para poder anudarla en el cuello de su compañero.

Fue el último acto de su voluntad consciente antes de que la obsidiana llegara al centro de su corazón , completado el cambio con la la batalla perdida hacía vidas ya, su existencia entera un devenir a este instante y cumplir aquello para lo que estaba en su destino.

Empezó a transformarse, dejó de manar su herida y el tajo se convirtió en una fuente de radiación

anulando las defensas de la espada del guerrero y sometiendo el poder de Asthar con aquello que le martirizaba , ahondando en su interior logrando casi que regresara a ese estadio en que podría disolverse en la nada. Su mente era el desafío de los exiliados en una extensión incontable de fuentes de odio .

Bestia se giró en un salto y tan rápido quebró el cuello de una dentellada en lo que fue Humana, que el mismo Uhlial se replegó.

Dueño del Uno , fue un tallo verde lo que sintió entre sus colmillos y no la dura piedra estelar.

Quien sabe que pensó . Erizando su pelambre aulló retando a sus oponentes.

 

Había ocurrido lo inesperado. Uhlial no era capaz de abandonar la escena! Intentaba introducirse en la edificación infructuosamente. La bio-máquina estaba descontrolada y en su interior se hallaba la clave de su liberación . Un cosquilleo que atusaba su cortex lo identificó como pánico despues de varios segundos de identificación. Prestó atención a la materia sin vida, sus semillas regresaban flotando en forma de púas diminutas...

 

El cuerpo fue recuperando su aspecto original , el dorado decorando ya sin brillo. Los ojos miraban algún paisaje sin detalles en ese cielo límpido de nubes y alados ajenos a esos seres que ya se dirigían al encuentro de Bestia.

 

…...................

 

Capítulo 24.

 

La comunicación verbal era imposible y la mental quedaba descartada por Darin. Tenía ya la mitad de sus cintas como defensa, y no hallaba un segundo de reposo para poder crear una estrategia . Su mente trabajaba más rápido que su cuerpo ahora intentando contagiar la grieta original con el pequeño psiónico que recogió en un momento en que creó una distracción para poder conseguirlo a costa de una de sus valiosas cintas, ahora totalmente inutilizada y sajada en el suelo.

Torre preparaba un estallido controlado y sus defensas jamas había cantado así. Las gotas que bajaban por su rostro le cosquilleaban al empezar a elevarse la temperatura a un punto insoportable. Su mano temblaba casi sin control cuando al fin descubrió el punto de presión exacto.

Toda su fuerza la empleó para un golpe certero, con la justa dosis de disrupción y salto...

Todo quedó en suspenso cuando Darin se manifestó en el exterior de la Torre gritando alborozado por haberlo conseguido. Asimilar lo ocurrido en la explanada supuso un reajuste en su plan. Era una figura un tanto familiar la que yacía desmadejada en el suelo sin vegetación. Humana, si y sin embargo...

Se volvió a sus semejantes con una interrogación que sabía no sería contestada nunca. Asthar era un desecho casi y Guardián tenía su arma vencida sin parar de vibrar , a punto de romperse por las energías encontradas.

Darin.

Su nombre parecía suspendido a su alrededor y conocía esa musicalidad al pronunciarlo. No era posible...

Se volvió hacia la bestia en el instante que notó movimiento tras él pero no estaba en actitud de ataque sino expectante ¿ y eso que llevaba al cuello eran los Tres ? Totalmente apagados?

No replegó sus cintas. Se acercó al cadáver y lo estudió , alzó su mirada al compañero de viaje de Humana y sin ningún miedo sopesó en su mano el nuevo artilugio que se había formado:

El líquido vital , las piedras y engarces sujetas por las finas cadenas y la larga pelambre de la fiera formaban un tosco poder nuevo.

El Uno.

...........

 




No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





¿Buscas algo?

Utiliza este buscador:

Si no encuentras lo que buscas escrbenos un comentario.

Secciones

Todas las secciones del blog