Facebook Twitter Google +1     Admin

Proyecto M.A.M / Tras el prólogo/

por gatamutante el 07/10/2012 19:32, en Relatos por entregas

20121007193205-110117-kahnselesnick-1-p465.jpg

Pulsación 1 

Hasta ese punto exacto llegó la grabación. A su lado, una caja de un material desconocido, una aleación singular y negra, contenía una tabla grabada en la que suponía estaba escrito lo que había visualizado con la ayuda involuntaria de Madre.

Madre tenía tres mentes en tres espacio-tiempo distintos. Madre tenía tres telépatas en suspensión en cada uno de ellos. Madre había apresado a los habitantes de la Torre. El permanecía , el otro superviviente y enemigo, permanecía.

Antagonistas , libres , pero aislados en un mundo sin vida.

No conseguía más de esa grabación . Los datos de la localización planetaria eran insuficientes y no encontraba algún detalle revelador en ese viejo comunicador que lo contenía, por más veces que lo visionara.

Malgastaba sus momentos entre hibernaciones con ese filón de antigüedad que había encontrado? Ese experimento, M.A.M, le inspiraba y le aterrorizaba a la vez, pero era estimulante intentar encontrar de nuevo las cuerdas, las maravillosas y tensas cuerdas invisibles que conectaban el caos y el orden mismo.

Tenía que descifrar el contenido de la tabla lo más pronto posible, antes de que su período de actividad finalizase y la cámara que contenía a su antiguo compañero se iluminase con la recuperación.

Por la muerte de Madre! si unieran sus intelectos las probabilidades aumentarían exponencialmente! Pasó los largos dedos ,un poco delgados, por el cabello , crecido en la más absoluta anarquía.

Por qué diablos ese archivo se detenía en el resultado del informe?. Ellos, el Concilio, conocían un estado muy parecido a la muerte, tanto, que a veces dudaban de la situación exacta de la frontera. Movió la cabeza, convencido.

Había una muerte definitiva de la que no se regresaba. La tercera muerte era definitiva.

Si uno avanzaba por ese camino , decían que de la tercera pulsación no se regresaba. Ni aún en el viaje entre Nexus se desaparecía totalmente al disgregarse, la pulsación 1.

Tenía la esperanza de encontrar la continuación en el otro objeto, cuando consiguiera encontrar la clave para descifrarlo...  El panel emitió un pitido en ese momento.No debía demorarse más!

Borró toda actividad de su búsqueda en el el control de comunicaciones, en caso de que su ido compañero tuviera un momento de lucidez. Dejó todo impecable y llevó consigo la preciada caja negra. Cuando se introdujera en su propio sarcófago, como lo llamaba, y el panel opaco bajase, sería una cámara de hibernación acorazada. Ambos estaban a salvo allí.

De momento.

....................

Nota. Hay referncias al relato de la Torre, pero se puede leer igualmente sin dicha lectura.



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





¿Buscas algo?

Utiliza este buscador:

Si no encuentras lo que buscas escrbenos un comentario.

Secciones

Todas las secciones del blog