Facebook Twitter Google +1     Admin

Ello y sombra (4)

por gatamutante el 12/02/2013 19:32, en Ello y Sombra

20120628200439-947782-33df-625x1000.jpg

                                  imagen: Luvia y Feer 

 


-Ab.- Naranja se iba quedando atrasada .

-Tu copete esta creciendo muy sedoso y bonito chiquilla, les volverás locos cuando regresemos con nuestro pueblo.- Rojo sentía orgullo por esta preciosa Copete, !su sangre bullía en ella!.

-Es sobre eso precisamente, noto que la dama tiene pensamientos grises para nosotros.-

Se acercó mucho a su abuelo secundario, no le gustaba que esas ideas llegaran en ese momento de la aventura cuando iban a volver a ver a la Trapos. Lo que se habían reído las dos ( ella sola,realmente) cuando le confesó el mote que la encasquetó nada más verla .

Y recordaba las tazas incontables que tomaron en el porche de todas sus infusiones. ¡Hasta una que les dio por reír a sacudidas! Una sonrisa ampliaba sus labios . Sólo ella consiguió colarse en la habitación que no se suponía que debía ver. En esta ocasión quería que la invitara a estar junto a la chimenea.

Eso era,¡ese sería su destino ese día!. Le dio unos golpecitos a Rojo en el brazo y se fue silbando una tonadilla junto a Azul, apresurando el paso para evitar que la dama con la nube gris consiguiera sus fines.¡Paletos!

A pocos metros  Ello habló y escucharon su voz como un susurro deslizado en el lóbulo de sus oídos.

-Los pequeños pueden seguir con Sombra a la cabaña y esperar en el porche...

Estaba tan concentrada en Luvia que olvidó la sutil emanación del compañero. Le quedaba poco , a él si que le quedaba poco. Su sistema estaba tan envenenado a estas alturas que no podría corporeizarse de nuevo sin morir. O era un fanático ignorante o un manipulado , no sabía qué era peor .

Aunque Ello no llevara su cobertor tampoco sus labios expresarían un gesto disgustado o una mueca que delatara su estado anímico, simplemente se movían lo justo para hablar . Raramente reía y ahí tampoco empleaba músculos de su mandíbula. Ello se preguntó por que pensaba en eso precisamente. El accidente.

Regresó al ahora :

...Pero tú y tu subordinado no, Luvia.-

Sombra esperaba quedarse a su lado, era imperativo!.

Se enfrentó a el y asintió con la cabeza, con los ojos y con el corazón al transmitirle :

-Tienes que variar lo planeado y hacer lo inesperado. Lo Neutral resuelve en neutral, sin interferencias. Voy a tomar lo que es mio , nada más. Voy a emplear mis recursos. Guíalos ,Sombra.-

 -Luego te vemos, Trapos.- Naranja estaba dispuesta a esperar que le diera una tunda a la dama y después la invitara al cuarto tan interesante de su refugio.

Ello giró su cabeza tan rápido hacia la vocecilla que asombró a su aliado.¿Acaso la pequeña captaba la comunicación?. Otra incógnita.

-Vamos entonces , gran fiera.- El pequeño copete azul saltaba locamente a ritmo de su dueño.

Sus voces ya se perdían, se despojó del paño por primera vez y dejó ver su rostro.

-Mestizaje. Comprendo.- La cara visible de Luvia era grotesca en su rabia.

Pero Ello negó con un gesto y se dirigió al espacio vacío al lado de la falsa dama.

-Eres Feer, tu identidad está aún marcada aunque se va diluyendo... Firmaste tu sentencia permitiendo que te conectaran a ese envenenador que portas. ¿Tu dama no te lo dijo?. Verás,simplemente eres una herramienta en sus manos, un sistema de almacenaje de energía . La alimentas.-

El se hizo sustancial poco a poco, le costaba estabilizarse. La miraba aterrado y en su interior la neutral tenía abierto de nuevo un enlace sin ocultar nada.Se volvió asqueado a Luvia, viéndola por primera vez terminada la fascinación hipnótica implantada, viéndola con el tamiz de un neutral.

Era un cáncer mental encarnado y la ciencia alcanzó el paroxismo con ella. Gozaba experimentando y quedaba muy poca humanidad en ella. ¡Claro que usaba el disfraz de dama!. ¿Cómo ocultar esos cables y protuberancias, si no? ¿ Cómo le engaño así ?. El tocaba , acariciaba tersura , él …

Se desplomó. Ello se había retirado cuando terminó la revelación. Nunca volvería a estar enlazada cuando un ser muriera.

Quedaba Luvia. Se volvió a cubrir ajustando bien el paño.

                                ...............

penúltimo capítulo

 

 




No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





¿Buscas algo?

Utiliza este buscador:

Si no encuentras lo que buscas escrbenos un comentario.

Secciones

Todas las secciones del blog